Quilez Stamps es una marca de sellos de fotolímero personalizados creada en la ciudad de Zaragoza, fundada en Febrero del 2012 por José Luis y Marta Quílez, ambos padre e hija decidieron crear esta tienda online para conseguir una fuente extra de beneficios fabricando y diseñando lo que mejor saben hacer: Fotopolímeros.
Esta es la última aventura de una empresa familiar de diseño y preimpresión especializada en el mercado del packaging que, en la situación actual, decidió explorar nuevas posibilidades con los materiales y técnicas que ya conocían. Así nació esta marca de sellos de fotolímero personalizados y packs prediseñados especialmente orientados a la customización de material de papelería, el scrapbooking, la creación manual de tarjetas y etiquetas, y todo aquello que salga de la imaginación de sus clientes.

Supongo que nos hemos cansado de objetos sin personalidad y queremos demostrar que somos algo más que los consumidores de este sistema

 

Para Quilez Stamps es verdaderamente importante la presencia digital, ya que todo su negocio se realiza a través de Internet. Con la web han acercado sus productos a un público más familiar y personal entre sus clientes hay pequeños consumidores, estudios de diseño gráfico, wedding planners hasta fabricantes de jabón; la tienda online es una manera de expresar su creatividad y que a su vez sea conocida por el mayor número de gente posible, no sólo en el ámbito local o nacional si no internacional.
Quilez Stamps también cuenta con un departamento de diseño gráfico que ofrece servicios para marcas y blogs que desean diferenciarse en el ámbito handmade. Aunque sin duda alguna los grandes éxitos de Quílez Stamps se obtienen a través de sus sencillos tutoriales que explican cómo realizar tus propias tarjetas de visita o cómo diseñar una invitación única con materiales muy sencillos, contribuyendo al auge del DIY que se extiende como la pólvora por la red.

 

Artículo publicado en Made in Zaragoza

LA FLEXOGRAFÍA

Quilez Stamps es una pequeña parte de D&P Quilez, esta se fundó en 1993, y actualmente se dedica a ofrecer servicios auxiliares de preimpresión flexográfica a empresas del sector impresión industrial, principalmente para envases flexibles, no obstante queriendo aprovechar el conocimiento de este material, su procesos y ventajas, decidimos probar suerte con un mercado mucho más minoritario y muy satisfactorio.

Desde su introducción en el mercado a mediados de los años 70s la fexografía ha sido el sistema de impresión industrial mayoritario utilizado para imprimir sobre envases fexibles. Existen multitud de materiales dependiendo de el soporte, a imprimir, principalmente el grosor, que es el que determina la dureza es el más importante, ya que hará que la tinta se transmita mejor o peor, actualmente en nuestro catálogo disponemos de 4 grosores disponibles, siendo el de mayor grosor el recomendado para trabajos que necesiten menos de cinición, y el más no, para trabajos que necesiten una gran calidad en detalles. Los requisitos que las imágenes deben cumplir para poder fabricar un sello de fotopolímero son: imagen vectorizada o mapa de bits a 300 ppp de resolución mínimo monocolor, contornos de un mínimo de 0.25mm, tipografías con tamaño superior a 5pt.

El proceso de fabricación es complejo y requiere de una maquinaria especifica y de un periodo de tiempo amplio para que el resultado nal sea óptimo. Para comenzar necesitaremos un negativo con nuestras imagenes, que colocaremos sobre el material fopolimérico para darle una exposición luminosa, el tiempo varía dependiendo del material e imágenes. Una vez realizada la insolación se graba con disolvente y unos cepillos el material, las partes donde la luz le ha dado serán las que el disolvente no actúe, quedando estas en relieve. Acabado el proceso de grabación se hornea el cliché a 75o durante 90 minutos y se deja reposar a temperatura ambiente 6 horas mínimo y ya está listo para poder ser usado.